lunes, 26 de mayo de 2014

Puede que me oigas pedirle,
a la vida, un tango.

Al final solo espero,
de ella,
un parqué marcado.

No hay comentarios: