domingo, 20 de julio de 2008

borrachera


"Por ello y por mucho más brindemos hoy con aire fresco y bebamos de la dulce luz de un nuevo día."
y con
lágrimas en los ojos, brindó.
lágrimas de ira, de confusión. lágrimas torpes, turbias y espesas. 
lágrimas sin memoria, sin razón de ser.
lágrimas a destiempo.
y tras el pequeño sorbo siguió adelante, con una sonrisa indecisa y tímida
pues sonreía sin saber por qué.
después de unos cuantos pasos se detubo.
y con la copa llena de dudas y la boca seca de ideas, bailó junto al olvido de una tarde de verano, sin duda, una gran compañera.

domingo, 13 de julio de 2008

JODER

Y son en dias como estos en los que me entran ganas de gritar cuatro verdades, partir caras calzarme la mochila y con lagrimas en los ojos y la mandibula tensa de rabia montarme en un tren e ir lejos, lejos de todos pero no de mi.

 

Hasta la polla de hurgarme las heridas, harto de darme latigazos con escusas estupidas.

 

Harto de gritar un se acabo cada dos dias. De hacer promesas que sé, no cumplire

 

Y aunque estoy ya lo he escrito mil y una veces, y llegará la mil dos. hoy me tiemblan las manos de ira, de impotencia, de asco hacia TODO lo que me rodea

 

Y en el fondo, oculto tras mil verdades y cientos de mentiras, un apice de asco hacia mi persona.

 

Asco por ser uno más. Asco por saber que soy uno mas.


_____________________________________________


hoy, hoy me toca destrozarme los nudillos, clavarme las uñas en las manos, y destrozar las mangas de una camista larga


por qué? la razón es tan estupida que lo unico que hace es darme más ganas de destrozar. 

creo que esto deberian mirarmelo...

domingo, 6 de julio de 2008

Las notas de flotan a mi alrededor

La tinta cae como lluvia

Aire y musica

viernes, 4 de julio de 2008

lagrimas


La primera lagrima cayo del cielo solo para decirme que le seguirían un millón más.

Pero para mi solo importaban las diez primeras.

 Diez gotas que se clavaron en mi como alfileres que una mano anónima y despreocupada, indiferente hacía mis problemas, derramó sobre un cielo blanco y azul.

 De los diez primeros cristales, tres me dieron en la cabeza. Uno en la frente y dos en los labios.

Los siete restantes, fueron a parar directos a mi alma. Un pensamiento de lluvia por cada mes que estuviste a mi lado.

 Y luego, el resto de miles de gotas de limón, acidas en mis heridas, me envolvieron de ese frío húmedo de una tormenta de verano.

 No me moví, ni dije nada, ni hice nada. Solo sentí.

 Quise pensar que tú me estabas viendo. Que te reías de mi tras una de las nubes que trataba de corroerme. 

Y soñé con el hecho de que cuando mi cuerpo desapareciera, mi siete veces dolida alma, fuera a descansar a un prado lejano. Donde tu alma juguetona aun me quisiera a su lado y, aunque fuera todo un simple teatro, me dejara acercarme a ella.

 Pero con las ultimas diez gotas de agua, se fueron las ultimas siete heridas, los últimos dos besos y el ultimo pensamiento.

 Pero aunque eso ya no estuviera allí

 lo, te seguía queriendo.