martes, 1 de noviembre de 2011

Despertar


Que duro es despertar de un octubre tan cálido. De pronto la noche te sorprende a las seis de la tarde, fría y cruel.

Odio el silencio del despertar, siento como mi sueño se desvanece, se me va por la boca, tiene sabor a hierro.

Escribo, pero mi cabeza no piensa, me siento torpe al teclado, es como si me hubieran devuelto a un cuerpo más físico, más humano, más real, y mi mente aun no quiere aceptarlo. vivía demasiado bien en ese sueño de ideas en lata, de escenas escritas.

quiero musica en la calle, quiero viento, nieve y agua. necesito oler castañas asadas, sentir la lana lamer mi piel. quiero oir el fuego en compañia, ver caer las hojas. quiero sentir que realmente nada importa. y sentirme vencedor.

quiero... quiero... quiero...
-------------------------
¿noviembre? no, no para mi.