lunes, 30 de noviembre de 2009


Porque ya no me quedan palabras
para repetirte lo que tantas veces te he dicho.

que ya no sé a que sabe
aquella luz de la que bebía.

calida, dorada.