jueves, 29 de octubre de 2009

Dorado


dicen, que primero es la sonrisa y luego son las ganas de sonreir.
pero a mi, aquella mañana me vinieron de la mano.

aquella mañana que creí despertar junto a ti, esa mañana en la que encontre, tu olor entre mis sabanas.

esa mañana, el sol, Mi sol, aquel que amaneció solo para mi, me acaraicio a traves del cristal.

y pude levantarme una mañana más, a enfrentar el día a día.

se puede decir, que aquella vez, la cama perdió la batalla. la gano la madrugada.

domingo, 25 de octubre de 2009



a todos aquellos que me haceis sonreir solo con pensar en vosotros :)

G R A CI A S

viernes, 23 de octubre de 2009


por otra noche de San Juan, bajo esas tres estrellas.
para ti.

domingo, 18 de octubre de 2009

me emborrache de tu luz
como pude, me arrastré hasta la ventana
y la luna...


-Dime, ¿quién soy?

miércoles, 14 de octubre de 2009

V

¡Voilà! A primera vista un humilde veterano de vodevil en el papel de víctima y villano por vicisitudes del
destino, este “visage” ya no más velo de vanidad es un vestigio de la vox populi ahora vacua desvanecida.
Sin embargo esta valerosa visión de una extinta vejación se siente redivida y ha hecho voto de vencer el vil
veneno de estas víboras en avanzada que vela por los violentos viciosos y por la violación de la voluntad.
El único veredicto es venganza, vendetta, como voto, y no en vano, pues la valía y veracidad de ésta un día
vindicará al vigilante y al virtuoso. La verdad, esta vichysoisse de verborrea se está volviendo muy verbosa.
Así que solo añadiré que es un verdadero placer conocerte y que puedes llamarme V"

vi veri veniversum vivus vici

jueves, 1 de octubre de 2009

Primero de Octubre

amanece el primero de octubre.
el sol despereza sus rayos sobre mi cama
el gato hace equilibrios entrando y saliendo por la ventana y por fin, salta fuera.




Ya es octubre, y necesito sentir tus brazos rodeandome
resguardandome del frío de la madrugada
ese que tanto me recuerda a ti.

Feliz Octubre.

hija de la tormenta



en medio de la llanura, escuchando el viento susurrar, invocando a las nubes y desafiando al cielo, con tu mirada.

hablas, implorando una respuesta.

que fue de aquellas sensaciones, de aquellas palabras. que fue de aquellas lluvia que con tanta fuerza callo?

buscas en el aire alguna noticia de todo aquello que te falta. tú, hija de la tormenta. tú, que la esperas con los brazos abiertos.

oras, cantas una plegaria a esa diosa que es tu madre, y quiera, esperas la respuesta. sabes que llegará.

te das la vuelta y aunque no lo veas, el acantilado está ahí, detrás, el mar.




goldfish, hija de la tormenta, a los que pido deseos, recuerdos y por su puesto, mantas, café y bayleis.