jueves, 29 de octubre de 2009

Dorado


dicen, que primero es la sonrisa y luego son las ganas de sonreir.
pero a mi, aquella mañana me vinieron de la mano.

aquella mañana que creí despertar junto a ti, esa mañana en la que encontre, tu olor entre mis sabanas.

esa mañana, el sol, Mi sol, aquel que amaneció solo para mi, me acaraicio a traves del cristal.

y pude levantarme una mañana más, a enfrentar el día a día.

se puede decir, que aquella vez, la cama perdió la batalla. la gano la madrugada.

1 comentario:

Valkyrie dijo...

"Guu echame la bronca si no publico cada día..."

Amén.