martes, 22 de septiembre de 2009

tierra


en la cima de la montaña el viento me arrastra al borde del acantilado.
abro los ojos, no caeré.

los cierro de nuevo y camino hacia atrás. el barro trepa por mis botas
en busca de mi boca.

llego al camino, me impulso y empiezo a correr. no hay piedras, no hay arboles. solo tierra

llego al fin allí donde muere la montaña. aun no respiro, aun no oigo, pero mis pies llevan sangrando ya un tiempo. y con mi sangre despertará el dragón

No hay comentarios: