viernes, 26 de junio de 2009

lo que la ventana susurro a la madrugada.


todo empieza con una sensación: el Frío. sin él no hay nada más.

cuando el fuego se hubo marchado y el humo emprendió su camino hacia el firmamento, yo lo seguí con los ojos hasta toparme con esa estrella.

la tuya, la mía.

el tito rober habló en mi cabeza "sigo la estela de su olor que me susurra "

cerré los ojos y me dejé guiar. hasta ti, a ti.

nos fuimos lejos, solos, solos el Frío, la Tierra, las Estrellas tú y yo.

no, esa noche, la Luna, no estaba invitada.

N_A_D_A

3 comentarios:

Rafa =) dijo...

y el que nada no se ahoga

Goodpiti dijo...

Es que la Luna es muy caprichosa. Quiere tenerlo todo, y por eso juega a ser el Sol de noche. ^ ^

Raquel dijo...

¡Unai! qué cosas más bonitas escribes, majo. Me ha encantado visitar tu blog, ya formas parte de mi lista de favoritos ;-)
Reich.