domingo, 1 de marzo de 2009

tratos con la Pared

Querría hacer un trato con usted.
Pongamos que yo soy ahora una Espada
y pongamos que es usted una Pared
Imaginemos ahora que yo persigo a mis problemas hasta acorralarlos contra usted
digame, querida
¿qué pensaría de mí, cuando la situación le obligaSE a venirse abajo evitando así el asesinato de mis problemas?
debo reconocer
no sin cierta vergüenza
que necesito saber sus pensamientos, más aun en dicha ocasión.
pongamos, pues, que yo soy Espada y es usted pared, y, mis problemas, un pequeño e inocente niño
al fin y al cabo ¿qué culpa tienen ellos de haber ido a elegir al loco del barrio?

5 comentarios:

Demencia Mental dijo...

Los niños pequeños e inocentes siempre nos persiguen, porque se mueran algunos no va a pasar nada...... ¿no?

rha dijo...

si fuera tan inocente no seria un problema >.<

sueño de cristal dijo...

A veces el problema es nuestro no del niño, ni de nadie más... el solo aparecio... por algun error o por casualidad, antes de decidir si derrumbarse o no tendriamos que mirar la etiqueta de la ropa del niño y comprobar si hay que dejarle escapar o no.. puede ser de los que encogen...
O tal vez halla alguna solución menos sangrienta, un helado para ganarnoslo, una flauta de Hamelin...

Habría que preguntarse si este niño vivirá en Nuncá jamás o crecerá.

Goodpiti dijo...

Ten la espada lo suficientemente afilada como para hacerle un pequeño rasguño a ver cómo reacciona. Después, quizás tú estés entre la espada y la pared, así que hazte aliado también de la pared. No te arrincones y ten la espada desenvainada, pero con disimulo. ;)
^ ^

Nex dijo...

uff... dificil de komentar mejor que todos los anteriores..
Ez naiz ondo espresatzen, beraz, besteekin ados nagoela esango dizut..^^U

galdera bat... zu izan zara idatzi didana blogean? sk ez dakit nork idatzi didannn :S n fin..