martes, 2 de diciembre de 2008

regalitos de ahí abajo.


Cantemos, Querida. Deja que te acompañe en un extraño dueto,
consumamos con música nuestros últimos minutos.


Mírame, mi ángel, ¿tiene acaso el infierno secretos para nosotros?


Dime, criatura, ¿hay una sola esquina en el mundo que no haya sido asombrado por la belleza de nuestro amor?.

Sonríe, mi vida, que tras la luna se esconde nuestra libertad.

Toma mi mano, se, desde ahora, Señora de loque yo soy Señor.


Deja atrás la inocencia, despídete de la niñez.


Ven, ahora, canta conmigo que cuando terminemos de cantar yo seré Hombre, y tú serás Mujer.


Sigueme, Dama, Que yo soy la respuesta a la plegaria de tú madre. Puede que ahora no sea de su agrado, pero ya sabes, es cuestión de tiempo. Deja que actue uno de los regalos de Caín.

--------------------------
esto... es algo que me acabo de encontrar en borradores, y me ha hecho gracia porque estaba buscando algo con lo que colgar la foto. y pegan ^^

2 comentarios:

Guri dijo...

Sera cosa de la cancion que suena... o será que siempreh e querido ser señor de todos y todo.

no lo sé.

me gusta.

rha dijo...

....mola^^

A mi tb me gusta(bahhh ya se k me repito)