viernes, 14 de noviembre de 2008

"Esperanza" nunca fue un buen titulo


Es, una vida.

el continuo rifi-rafe de las palabras bonitas.
la guerra, que no tiene por que ser eterna, de las ideas y los hechos.

la, más que posiblemente finita, sucesión de palabras que no llevan a ninguna parte.

un camino tras otro, separados por cuatro arboles de distancía y rezando para, como paralelas, hacer uno en el infinito.

son miles de antitesis con patas, de esas que, por muy opuestas que sean, en el fondo son iguales, y se repelen.

posiblemente sean las ganas de volver a lo de antes. a eso que nunca se fue y que hay ganas de volver a ser.

es querer tener la certeza de que JAMAS se leera palabra por palabra para leer por conjuntos.

es que no se puede sumar el azul y el tintero. pero si se pueden sumar tintas de color.

_________________

-y ya está ya tenemos la X
-espera... ese resultado no es posible.
-¡Ay! mierda, no hemos tenido en cuenta que el pino estaba sin regar y que tres calles más abajo había un banco recien pintado...
- vale, pero acuerdate de que hay una baldosa suelta tres nubes a la derecha.
-claro claro.

1 comentario:

Guri dijo...

Por eso yo dejé las matemñaticas... si miro las baldosas sueltas del cielo, acabo sentándome en un banco recién regado...

al final encontraste un sitio para asentar tu teoría de lo paralelo y lo infinito...

hay una canción que escucho últimamente que dice:
"Y cómo deshacerme de ti, si no te tengo...
Cómo alejarme de ti, si estás tan lejos..."