lunes, 20 de octubre de 2008

servidor.


¿quien soy yo?

esa es una pregunta que, nos dicen, es importante.

yo no seré menos y me comeré el tarro tanto o más que el resto por resolver esa pregunta.

pero tengo ganas de rebelarme, rebelarme y gritar que tal vez no
me importe tanto como o quien soy. que tal vez me toque más las pelotas no saber por qué lo soy.


¿soy la misma persona que aparece en esa foto?

muchas cosas han cambiado desde que fue tomada, altibajos los ha habído a
millones, pero al margen de eso, al margen de lo que haya podido cambiar dentro de mí ¿cuantas personas se han cruzado conmigo desde entonces? ¿cuantas me han retocado con sus suspiros? ¿cuantas de ellas me han dado un poquito de si mismas para llevarse, a cambio, alguna parte de mí?

son muchas las preguntas que, como esa, deciden hacer un tour por mi mente.

por desgracia para mí, suelen tener vía libre para pasearse por casa Mente, y es, enconces, cuando uno empieza a reflexionar sobre la locura.

he de reconcer que ya aburren los "estoy harto" los "estoy cansado" los "a tomar por el culo" todos sabemos que no nos vamos a suicidar, somos conscientes de que no vamos a tirar la toalla.
aun y todo es imposible, pero imposible del todo,
no sentirse del todo mal de vez en cuando.

pero me voy del tema, locura. alguien me explica, por favor, ¿cuando coño se considera que alguien está loco?

es más, ¿alguien seria capaz de decirme que demonios es eso a lo que llamamos locura?
por supuesto que no. porque la locura es otro de los vacios que tenemos en la lengua.
¿cuantas sensaciones/sentimientos hay que carecen d
e nombre? ¿miles? ¿cientos? ¿millones?
bueno, tal vez solo sea uno. pero tranquilos, que nadie le pondrá nombre (sí gu, hablo de ese sentimiento).

pues con la locura tres cuartos de lo mismo. nadie, jamás, le podrá la definición. por vagancia, por miedo o por que yo que se que leches. (que de ques ¿no? )

en fin. que loco no estoy, ni lo estaré a este pas
o. lo que si que veo cada día más cerca es la tranquilidad.

hoy me he encontrado unas cuantas fotos algo viejas. realmente no sé si se pueden considerar viejas o no, es solo que son de cuando yo no era yo. son de cuando aun era un apéndice de mis padres, o tal vez de cuando empeé a dejar de serlo. en definitiva fue un buen mal viaje.





como me pasa siempre que escribo algo largo y sin fundamento voy perdiendo poco a poco ( o a marchas forzadas) el hilo de la cosa infumable que estoy escribiendo, pero esto me empieza a parecer dibertido porque, en parte, es una forma de encontrame a mi mismo.

amparito nos dice que no se puede pensar sin palabras, a lo que yo empiezo a renegar. ¿no será que lo que nos quieren decir es que no se puede refelxionar sin palabras? al fin y al cabo, no necesito palabras para pensar lo bueno que estara el pastel del postre, y tampoco hacen falta palabras para pensar lo triste que estas, ni lo contento, tampoco hace falta pensar para hablar(en algunas ocasiones) .

¡pero da igual!
y esta es la mejor parte de la vida. da igual, es absolutamente indiferente. ¿que coño importa estar loco o no estarlo? ¿que coño importa tener dinero o no? ¿que importa viajar o no hacerlo?

¿que? ¿os suenan raro estas preguntas? normal. porque si que importa, porque no da igual.

todos deseamos, tenemos expectativas. pero nos engañan/mos, como siempre. y esque se puede vivir sin excetativas. y que nadie me venga con la gilipollez de que no tener expectativas ya sería una porque le parto la cara, que no estoy de humor para los errores de la lengua, ¡que yo no la hice coño!

y bueno, para terminar con esta basura, que tengo ganas de irme a la piscina diré que me muero de ganas por volver a la autocarabana que mis padres vendieron. echo en falta viajar. tengo mono de piedas, absorber, sentirme perdido entre las calles de una ciudad que nunca he pisado.

echo en falta sentir que no importa no saber quien eres, porque es algo tan irrelevante para la gente que te rodea que no es importante ni para ti.
_____________________________________________

soñando que me fundo con el entorno. soñado que no soy más que un poste electrico.

1 comentario:

Guri dijo...

Ese sentimiento... acaba pasando como con los oligoelementos, que, de no nombrarlo, adquieren consistencia ;)

"echo en falta sentir que no importa no saber quien eres, porque es algo tan irrelevante para la gente que te rodea que no es importante ni para ti."

Me gusta esa parte... yo siempre he pensado que, simplemente, es mejor que recuerden otros por ti :P

muchos besuuus
se te quiere >.<