domingo, 15 de junio de 2008


Y tras mis pasos las hojas, marchitas, se precipitaban al vacío con prisa, aterradas, con miedo de seguir viviendo. Caían con el pensamiento, repetitivo, de que cualquier cosa es mejor que vivir con un pesar como el que me acompañaba.

Y es que, aunque yo no lo viera, aunque no pudiera notarlo, un aura de tristeza me envolvía, mi mirada desprendía una luz oscura, nostálgica y desgarradora. Mis andares, lentos pero continuados, se asemejaban al paso del reo que, luego de ser condenado a muerte, se pregunta que es lo que hizo.

Pues tras de mi, pisándome los talones, una bestia de verde mirada, ágiles y precisos movimientos, y afilada y maliciosa sonrisa, me perseguía.

Soledad me quiso para si y soledad obtuvo lo que quiso.

Soledad era cruel, Soledad era egoísta, y sabía muy bien como tratar a alguien para que cayese en sus manos.

Poco a poco me alejó de mí gente, me arrastro hacía su reino sin siquiera preguntar, yo pude ver como todo mi alrededor se tornaba mustio y seco, lo que antes se me antojaba hermoso se volvió vacío y carente de sentido. Las dudas existenciales me acompañaban allá donde fuera, y pronto en mí vida solo estaba ella.

Pero todo eso da igual, pues aunque a mí paso las hojas se marchiten. A mi marcha, las hojas volverán a florecer.

3 comentarios:

†·.·Darky·.·† dijo...

Muchas veces creemos no ver o sentir lo que no nos gusta, pero que sabemos y hemos visto que está ahí...

Kurai Megami dijo...

quizá deberíamos ser un poco más optimistas. Porque la propia soledad puede ser compañia, y podemos estar seguros de que es muy dificil que llegue el día en el que nos abandone.
Tal vez deberíamos conformarnos con eso.

pero si keres, yo te doy la mano tato ^^
kissus

Guri dijo...

Soledad me quiso para si y soledad obtuvo lo que quiso.

Apoyo a kurai megami :P
almenos ella te quiere y no te abandona ^^ además, soledad es nombre de mujer .

chuui, mi soledad es un orco -.- jejejeje porque jugabamos a mutilarla ;)