martes, 24 de junio de 2008

despertar

Y despertar donde las nubes estén lejos, tras de mi.

Pero no demasiado lejos, no vaya a ser que deje de verlas, aunque sea un momento. Y olvide cuanto miedo me producen, y cuanto me enamoré de su belleza.

Y despertar donde los problemas se derriten como gotas de limón. Dejando, como resultado, Un charco de lagrimas agrias.

2 comentarios:

Guri dijo...

nada que decir...
solo que, al limon, azucar

Kurai Megami dijo...

yo siempre prefiero dormir a despertar...
uno siempre sabe que habrá cuando despierta, es más entretenido ver lo que espera cuando te duermes

pasalo bien en la expo!!!
el viernes nus vemous!