viernes, 20 de junio de 2008

Antes de  que la niña caprichosa saliera de casa, en busca de su preciso muñeco, ese que aguardaba entre la basura, el camión de basura pasó a recojerlo.

 

El basurero se dispuso a recogerla y a tirarla en el camión cuando vio el muñeco. Decidió guardarlo.

 

Mientras tanto la niña, despreocupada , caminaba hacía el cubo de basura.

 

El muñeco, se dejaba llevar. su cara, expresaba un dolor terrible. Su corazón… ¿siente un corazón de juguete?

 

La niña se encontró con la basura vacía

 

El muñeco se encontró a solas con el basurero.

 

 

El basurero lo rompió

 

El basurero se fue a buscar a la niña, le dio los trozos de muñeco, le pegó una bofetada, se monto en el camión de la basura y desde la ventana grito:

 

 

“y como se te ocurra arreglarlo, o comprarte otro así, y tirarlo a la basura, lo romperé en trozos aun más pequeños”

 

 

Pero la realidad era diferente. Porque el basurero ya no quería recoger más basura.

 

 

 

Perdonad incoherencias.

5 comentarios:

Guri dijo...

u.u

se van cansando los basureros eh?

de todas formas yo quiero un final real >.<

Kurai Megami dijo...

ummm...
mh perdido un poco en la segunda entrega d la historia
el basurero como sabía q la niña iba a ir a recogerlo??
en fin, la verdad es q opino como guri... habrá q ver cual es el desenlace real -_-

Yuki dijo...

perdonad incoherencias xD

Guri dijo...

casi se puede paladear el fuego. El viento, pesado, caliente.
Casi se puede escuchar el roce de los ojos al acariciar la porcelana, sucia y algo rota, pero porcelana.

Y pide perdón por las incoherencias de las que te arrepientas :P

Neko-chan dijo...

xDDD gran texto, lo tuyo es la ironía eh?

sigue escribiendo, los tauro son unos interesantes escritores ;)