domingo, 4 de mayo de 2008


Me ahogo en mis propias palabras, en propios pensamientos. ¿tan simple soy?

¿Tan engañado me tenia?

¿Como he podido ser tan estúpido como para creerme una de mis propias mentiras?

Sé que tú no tienes las respuestas, sé que no eres quien me salvará.

Puede que esa persona no exista.

Pero hoy te quiero a ti. No te lo puedo decir de otra manera, porque no la hay.

Hoy te necesito

Hoy me haces falta

Hoy no soy nada sin ti

Hoy más que nunca, mi corazón esta hecho trizas por algo que mi mente encuentra idiota.

y es que soy tan simple, que la lagrima que cae desperada por mi rostro, no es más que una lagrima cualquiera.

1 comentario:

Guri dijo...

no hay mucho que decir eh?
...
simplemente... la simplicidad no existe...
sólo es que... se hace difícil ver la magia en lo cotidiano :P